Destinos y Negocios

Turismo Espiritual


El primer objetivo de planear y tomarte unos días de vacaciones, es generalmente el descanso, la recreación y la diversión. Conocer nuevos destinos, personas y espacios. Vivimos cada vez más, inmersos en la prisa y las responsabilidades. Es por esto, que hay una gran forma de vacacionar, que cada día está más en boga. Y es conocer nuestro interior. Dedicar unos cuántos días a hacer un viaje interno. ¿Qué mejor inversión que darle alimento al alma?

Existen ya, varios lugares destinados a este fin, con terapias maravillosas que harán de tu ser, el objetivo principal. De punto a punto del país, existen cada vez más lugares para realizar retiros espirituales, o vacaciones tipo “zen”.

Empezando tu día con una meditación profunda, en donde puedas encontrar el silencio y la paz. Aquietar la mente para dar paso a nuevas energías que regeneren tu vida. Un desayuno saludable, seguido de una alineación de tus centros energéticos, un masaje con hierbas curativas, rituales pre hispánicos para llamar a tus guardianes de luz, para cerrar el día con un regenerador temazcal que idealmente será guiado por algún curandero de linaje ancestral, pasando por las 4 puertas que te llevarán a una introspección absoluta. Un encuentro contigo mismo, ideal para tocar nuestras fibras más profundas. Con esto estarás listo para un maravilloso sueño reparador.

Terapias de tambores, masajes con aceites y hierbas curativas, rituales de respiración, danza, risa, yoga, ejercicios liberadores del ser, meditación, son sólo algunas de las mágicas técnicas que podrán guiarte a un viaje al corazón. No hay destino más deseado que tu alma.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *