Cuba: la próxima tendencia en turismo de romance

Si para alguien era totalmente desconocida la voraz estrategia del gobierno de la Habana por recuperar el terreno perdido en turismo, el pasado 1ero de Mayo no quedo ninguna duda: por primera vez en Latinoamérica la gigante del glamour Chanel presentó su desfile y colección Crucero 2016 en el legendario e icónico Paseo del Prado.

Cuba ha dejado claro que no va por todas las canicas, solo por las más bonitas, después de la visita de Obama el mes pasado y el concierto gratuito de los Rollings Stones, la filmación de la franquicia multimillonaria Fast and the Furious 8, la llegada del primer crucero a la isla y ahora el desfile de Chanel se puede ver la estrategia nacional para el reposicionamiento de Cuba en el mapa del glamour, la opulencia y el entretenimiento.

Y ¿dónde deja esto a la industria del turismo de romance? Hay que recordar que Cuba tiene una tradición turística, probablemente oxidada y con retos, pero latente.  Todavía el mundo tiene la remembranza  romántica pre revolucionaria, del Buenavista Social Club, de hermosas playas, de la alegría de su gente y la magia de su carnaval: el marco perfecto para un producto romántico diferenciado y con personalidad propia.

En el caso del segmento más buscado últimamente en el turismo, Cuba tiene un par de años atrayendo al mercado gay bajo el lema “Es tiempo de vacaciones. Es tiempo de Cuba. El nuevo paraíso gay con playas de uso exclusivo para el turismo LGBT, como “Mi cayito Cuba”  nos hace ver lo serio que se lo está tomando el gobierno de la Habana, más aún cuando se ha empezado a reactivar en su Congreso las conversaciones sobre la aprobación del matrimonio igualitario en la Isla.

Todo lo anterior, cambia por supuesto, las reglas de juego en el Caribe.  Entra un viejo jugador con un producto deseado y esperado, toda un área de oportunidad para los simples destinos de sol y playa, sobre todo los de alto nivel como México y Puerto Rico: Turismo LGBT, Turismo de romance y de lujo todo en un mismo destino es la diversificación con la que muchos destinos sueñan.

El reto para Cuba es grande, no quiere decir que van a obtener resultados a corto plazo, de hecho el primer traspié se lo llevo la Isla con la visita de la realeza americana las Kardashians, quienes sufrieron por la lenta conexión a internet y los pocos wifi spots que existen en la isla: ¡Infraestructura! es el mayor reto y la capacitación para poder soportar la estructura exigente y demandante de los segmentos a los que Cuba le está apostando.

Mientras tanto ¡guerra avisada no mata soldado! Es tiempo de refrescarnos, innovar y crear que la oferta en el Caribe se está calentando.  Se requieren más y mejores productos turísticos, en mi opinión, para nichos muy bien diferenciados que permita una conexión cercana con los visitantes y a la vez una diversificación del producto turístico que permita una derrama económica más pareja y abundante.

Dagyi Rivera

dc@expertosenbodas.com'

Emprendedora, diseñadora de experiencias y trendhunter. Cuenta con más de 700 eventos románticos en su haber en México, Estados Unidos y Latinoamérica. Ha colaborado con diversas publicaciones en el sector privado y centros de investigaciones nacionales e internacionales en el estudio de las necesidades y tendencias de las generaciones del futuro para el sector de turismo, romance, entretenimiento y lujo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *